Diferencias entre Endemia, Epidemia y Pandemia (conceptos)

Conozca los conceptos y las diferencias entre las infecciones endémicas, infecciones epidémicas e infecciones pandémicas, con algunos ejemplos.

Con la llegada de los europeos a las Américas en los siglos XIV y XV, los “conquistadores” introdujeron a la población nativa una serie de epidemias de viruela, sarampión y fiebre tifoidea que exterminaron a más del 90% de la población indígena existente en el continente. Estas nuevas enfermedades no eran endémicas de América, los cuerpos de los nativos simplemente no tenían las inmunidades naturales para luchar contra ellas. Se estima que para 1518 habían 25,2 millones de indígenas solo en México y que para 1623 solo sobrevivieron unos 700.000 nativos, menos del 3% de la población original.

En marzo de 1918, se presentó una agresiva cepa de influenza en un campo militar de los Estados Unidos, donde se entrenaban a soldados que luego serían enviados al frente europeo de la primera guerra mundial. En solo una semana habían más de 500 casos. Dos meses después esta influenza ya había cruzado el océano atlántico. La gripe viajó por toda Europa, infectando personas prácticamente en cada país del mundo. La pandemia de la llamada gripe española acabó con la vida de entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo. Venezuela no fue la excepción.

Para diferenciar una endemia, una epidemia y una pandemia es importante tomar en cuenta tres factores: el patógeno específico, la población infectada en números y la zona geográfica afectada. El grado de fatalidad de una enfermedad no es relevante para esta clasificación, pero debe tratarse de un proceso infeccioso o de uno contagioso, o de ambos. De esta forma, el cáncer por ejemplo, no se encuentra en ninguna de estas categorías a pesar de darse en todo el mundo, por no tratarse de una enfermedad infecciosa, ni contagiosa.

Endemia vs. Epidemia vs. Pandemia

Una infección es endémica (una endemia) cuando forma parte del hábitat natural de una determinada zona geográfica, durante un tiempo prolongado, sin necesidad de factores externos para su existencia. Una endemia es una enfermedad localizada en un lugar específico que se mantiene con un número significativo de personas o especies afectadas, sin desaparecer, sin llegar a crecer exponencialmente. Ejemplos de endemias pueden ser la malaria (paludismo), el dengue, el cólera y la fiebre amarilla; enfermedades especialmente endémicas en países cercanos al ecuador terrestre.

Una infección es epidémica (una epidemia) cuando ha sobrepasado las expectativas en el número de afectados en determinada población o zona geográfica, durante un tiempo determinado. En este sentido una epidemia es sinónimo de “brote”. Es un incremento exponencial de una enfermedad (contagiosa o infecciosa) con respecto al número de casos esperados. Las epidemias generalmente son causadas por cambios en la ecología de los huéspedes, cambios genéticos en los agentes patógenos o a través de la introducción de un nuevo agente. Como ejemplo de epidemia se puede mencionar el dengue, que a pesar de ser endémico en Colombia y Venezuela, se han visto brotes epidémicos en años recientes con incrementos exponenciales de nuevos casos.

Una infección es pandémica (una pandemia) cuando ha afectado individuos o especies a lo largo de una zona geográfica extensa. Generalmente se considera como pandemia, aquella epidemia que ha cruzado la frontera hacia otro continente o afecta a todo el mundo. Una enfermedad endémica a nivel global que es estable en cuanto al número de nuevos casos no se considera una pandemia. Así, cuando se declara una pandemia de influenza no se suele incluir a los brotes u ocurrencias de gripe de estación. Ejemplos de pandemias: La gripe española de 1918, la gripe asiática de 1957, la gripe de Hong-Kong de 1968, la gripe porcina AH1N1 de 2009; además de otras pandemias de viruela, sarampión, tuberculosis y de cólera que han ocurrido a lo largo de la historia.

Una endemia puede convertirse en epidemia al aumentar exponencialmente el número de casos en determinado momento. Para declarar una epidemia es necesario conocer el nivel de incidencia de una enfermedad para poder identificar cuando ocurre un “brote”. Si una enfermedad es inexistente en una población, entonces un solo caso puede considerarse como epidemia. Asimismo, una epidemia puede convertirse en pandemia cuando la enfermedad pasa de un continente a otro, de nuevo, solo si la infección supera la etapa endémica. Una pandemia puede a su vez desaparecer, regresar al estado de epidemia o prevalecer en un estado endémico.

Con información de: http://www.venelogia.com

Anuncios