8 trucos para aumentar tu rendimiento en el gimnasio

Si vas al gym y no avanzas aunque te esfuerces cada vez más, es hora de enterarte cuáles son los detalles que te ayudarán a que tus horas de ejercicio rindan por dos.

La rutina de ejercicios puede aprovecharse más si sabes cómo hacer rendir tu tiempo diario en el gimnasio. Los expertos en entrenamiento te dan algunos tips que debes tener en cuenta para maximizar tu rutina.

Planificar es básico, dice Tyler Spraul. Incluye metas de corto y de largo plazo. Lo ideal es pensar qué quieres lograr cada día, algo tan simple como decidir que harás 25 abdominales y 25 tracciones hoy, y que seguirás incrementando la cuenta diaria. La meta de largo plazo es el peso que deseas perder y que te mantendrá motivada.

Duerme y come correctamente. La dieta, el buen descanso y el ejercicio están relacionados. Para que tu rutina te rinda, necesitas dormir lo suficiente (6 a 9 horas, según necesites) y recargar energía, además de alimentarte sanamente para que tus músculos se fortalezcan y no vuelvas a ganar las grasas que quemaste ejercitando. Esto implica un balance entre frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras, evitar el exceso de sal, grasas y azúcar, y beber suficiente agua.

Báñate antes de asistir al gimnasio. La ducha te hará sentir energizada y evitarás la incomodidad de sentir las malas miradas ajenas porque estás sudando demasiado.

Vístete para el ejercicio. Cuando eliges tu ropa para el gym pensando en que los demás van a verte o no sabes escoger tu calzado deportivo, puedes terminar poniendo menos energía en tu rutina por la incomodidad de la ropa, o lastimándote porque los tenis no abrazan bien tus pies. Si, en cambio, tus piernas, brazos y pies están cómodos, nada interrumpirá tu ejercicio. Ilyse Baker aconseja usar pantalones largos o bermudas, que evitarán el roce de muslos y rodillas, remeras caladas que permitan a la piel respirar, sostén deportivo y medias de algodón. El calzado debe sujetar el pie sin apretarlo y dar buen soporte a los talones.

Lleva tu botella de agua. Hay quienes sostienen que conviene beber mucho antes del ejercicio, otros dicen que lo hagas después. Baker sugiere que la botella de agua a la mano durante el ejercicio te mantendrá hidratada cuando lo necesites, evitando que te canses demasiado y tu rutina decaiga.

Evita las distracciones. El gimnasio tiene su propia música y estás demasiado ocupada para responder al teléfono, así que déjalos en tu bolso en el vestuario.

Cambia de máquina. Si te has agotado y no puedes seguir con el set que estabas haciendo, no acapares la máquina descansando en ella; pondrás de mal humor a los demás y te quedarás sin energía para seguir. Levántate, bebe un poco de agua y pasa a otra máquina para continuar con otro ejercicio.

Administra el trabajo. Intercala el trabajo de resistencia y los aeróbicos para aprovechar mejor tu energía, y descansa el día siguiente a un entrenamiento fuerte con pesas. No se trata de pasar todas las mañanas entre máquinas sino de sacar el mejor partido de tu esfuerzo.

Con información de: http://www.telemundo52.com