¿Prospectar en tu vida cotidiana?

¿Alguna vez te has detenido a pensar si la prospección tiene alguna aplicación en la vida cotidiana? Desde mi filosofía, el lugar idóneo para implementar técnicas poderosas de ventas es el hogar. Por tanto, desde hace unos cuantos años, mis mejores clientes son: mis hijos, y mi esposa.

¿Y qué puedes conseguir en tu día a día a través de la prospección? Aquí verás unas situaciones en las que la prospección hace personas más felices:

1. Relaciones de Pareja

Cuando inicias una relación de pareja, generalmente, se te vienen algunas situaciones incómodas, producto del mismo hecho de no conocerse. Por ejemplo: es muy difícil saber si tu pareja te acompaña con tu comida favorita por compromiso o porque de verdad lo disfruta.

Este es un momento propicio para dedicarte a hacer una buena prospección. Usualmente, la mejor forma de hacerlo es a través de preguntas poderosas a las personas más allegadas a ella o él. Es una tarea muy sencilla, pero ¿cuántos de nosotros nos dedicamos a hacer esto con nuestras parejas?

2. Regalos de cumpleaños para tus hijos

Por lo general, los gustos de tus hijos cambian y sobre todo cuando inician la adolescencia. Esa etapa, a la que muchos quisiéramos volver, significa para ellos una de las etapas de mayor indecisión. Si eres asertivo con ese detalle, lo tendrás de tu lado porque sentirá que tú sí lo entiendes. Recuerdo cuando mi papá me trajo de un viaje al exterior unos zapatos muy costosos que, según él, eran el último grito de la moda en Europa, y que como adolescente nunca utilicé. Qué distinta sería la historia si mi papá hubiese prospectado mis gustos.

Para obtener esa información, te recomiendo que estudies a profundidad sobre qué están hablando los amigos de tus hijos, cuál es su música favorita, qué tipo de vestimenta están utilizando y hasta qué lugares están visitando en vacaciones, para que así puedas encontrar de una manera más acertada el regalo perfecto.

3. Descontentos laborales

Como ni nosotros, ni nuestras palabras, son monedas de oro, es inevitable que en algún momento, alguno de tus compañeros de trabajo se vea afectado por algún hecho o comentario. Sin embargo, hay formas de evitar esto y es precisamente a través de la Prospección.

Antes de ir a una reunión con mi equipo de trabajo, me dedico a obtener información del estatus de sus actividades laborales, pero sobre todo de su estado de ánimo y motivación, porque sin duda esto condicionara el éxito y el progreso de la reunión.

Esta información la obtengo de sus personas laboralmente más cercanos y a veces hasta de sus clientes externos e internos. Y por supuesto, esto lo hago con mucha cautela y delicadeza.

Estos son ejemplos de situaciones donde no sólo la prospección es determinante para alcanzar la satisfacción de tus clientes, además, les hace sentir que te interesas por ellos y por sus gustos, preferencias y estados de ánimo.

Por esto y más, es que Vender es Vivir, más que un lema, es una filosofía de vida.

Con información de: http://untiposerio.com