Thomas Paine

Thomas Paine (Thetford, Norfolk, 29 de enero de 1737 – Nueva York, 8 de julio de 1809) fue un político, escritor, intelectual radical y revolucionario estadounidense de origen inglés. Promotor del liberalismo y de la democracia. Es considerado uno de los Padres fundadores de los Estados Unidos.

 

Nacido en Thetford, en el condado inglés de Norfolk, Paine emigró a las colonias británicas en América en 1774 para participar en la revolución americana. Sus contribuciones principales fueron el tan leído ensayo Common Sense (1776), donde abogaba por la independencia de la colonias y The American crisis (1776–1783) una serie de escritos a favor de la revolución.

 

En 1789 visitó Francia y allí vivió durante casi toda la década siguiente. Se vio envuelto profundamente en los primeros años de la Revolución francesa. Escribió Rights of Man (1791), en parte una defensa de la Revolución francesa contra sus críticos, en particular el hombre de estado británico Edmund Burke. En Gran Bretaña, fue juzgado y declarado culpable en ausencia por el crimen de libelo sedicioso. A pesar de no hablar francés, fue elegido para la Convención Nacional en 1792. Los girondinos le vieron como un aliado por lo que los montañeses, en especial Robespierre, lo consideraron su enemigo. En diciembre de 1793, fue arrestado y encarcelado en París y liberado en 1794. Se hizo notorio por La edad de la razón (1793–94), libro que aboga por el deísmo, promueve la razón y el librepensamiento, argumenta en contra de la religión institucionalizada y las doctrinas cristianas. También escribió un panfleto, Justicia Agraria (1795), discutiendo los orígenes de la propiedad e introduciendo el concepto de renta mínima garantizada.

 

Biografía

 

De origen humilde, hijo de un cuáquero y de una anglicana, recibió una educación muy elemental que se limitaba a saber leer, escribir y las cuatro operaciones aritméticas básicas, por lo que se formó de manera autodidacta. Llegó a ser un muy importante revolucionario norteamericano, con ideas en conflicto permanente con las élites y los grupos reaccionarios de su tiempo; como son su lucha contra el sexismo, la esclavitud, el racismo y la monarquía, a la que se opuso proponiendo en su lugar la república. Como otros ilustrados, también abominó de la superstición, la religión organizada (iglesias) y el clero; siendo un impulsor del laicismo, la educación popular y la ciencia.

 

Siempre en lucha con todo tipo de apuros económicos, trabajó como oficial de impuestos persiguiendo a contrabandistas de licores y tabaco y consiguió ilustrarse comprando libros. Su suerte cambió al conocer a Benjamín Franklin, quien lo animó a buscar fortuna en América dándole cartas de presentación. Llegó a Filadelfia en 1774 y allí dirigió la Pennsylvania Magazine or American Museum.

 

Al generalizarse el descontento de las colonias, Paine fomentó las ideas racionales, llamadas por él del “sentido común”, criticando los excesivos impuestos decretados por el gobierno de Su Majestad como injustos y económicamente erróneos, favorecedores del contrabando y la corrupción. La prohibición de comerciar con otras naciones, causante de la pérdida de fortunas materiales, y la falta de representantes continentales en el parlamento británico. Sostuvo que la solución a todos esos problemas era la independencia, postura que divulgó en el más famoso de los folletos impresos, Common sense, El sentido común 1776, que alcanzó la tirada de medio millón de ejemplares.

 

La doctrina del common sense marca un hito en la historia, al no fundamentar las decisiones políticas en doctrinas basadas en la historia, la religión, la nación, el honor o en nociones apriorísticas, sino en criterios avalados por la la experiencia de los seres humanos y en la razón. Common sense allanó el camino a la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, ratificada el 4 de julio del mismo año.

 

Cuando las tropas de Washington estaban a punto de desunirse, publicó el panfleto La crisis americana, que levantó los ánimos insurgentes y que por orden de George Washington fue leído a todos sus soldados.

 

Tras acabar con éxito la guerra, volvió a sus apuros económicos, pues nunca consintió en pedir derechos de autor por sus panfletos. Viajó a Europa y para evitar que William Pitt declarara la guerra a Francia divulgó la idea entre los británicos de que las guerras sólo acarreaban más impuestos. En Francia se encontró con el escritor y teórico radical William Godwin y un grupo de amigos suyos, a quienes frecuentaba.

 

Luego se dedicó a refutar las ideas de Edmund Burke sobre la Revolución francesa en su obra maestra, Los derechos del hombre, impresa en dos partes, la primera en 1791 y por la cual fue expulsado de Inglaterra. Refugiado en Francia, Paine fue encarcelado por Robespierre por declararse abiertamente contra el régimen del Terror.

 

En prisión empezó a escribir La edad de la razón (1794) un clásico del librepensamiento con carácter anticlerical, donde rechazaba la brutalidad y crueldad. Proclamaba contradicciones de la Biblia a imitación de Voltaire. Tres años más tarde publicó su panfleto Justicia agraria.

 

Su seguidor Bertrand Russell afirmó de él:

 

Para nuestros tatarabuelos era una especie de Satán terrenal, un infiel subversivo, rebelde contra su Dios y contra su rey. Se ganó la hostilidad de tres hombres a quienes no se suele relacionar: Pitt, Robespierre y Washington. De éstos, los dos primeros trataron de matarle, mientras el tercero se abstuvo cuidadosamente de salvar su vida. Pitt y Washington lo odiaban porque era demócrata, Robespierre, porque se opuso a su régimen del Terror. Su destino fue siempre ser honrado por los pueblos y odiado por los gobiernos.

 

Ideas

 

Esclavitud

 

Se le acredita la obra “Esclavitud Africana en América”, el primer artículo que proponía la enmancipación de los esclavos africanos y la abolición de la esclavitud. Fue publicado el 8 de marzo de 1775 en la Posdata al Pennsylvania Journal and Weekly Advertiser (aka The Pennsylvania Magazine and American Museum). Citando una falta de evidencia clara de que Paine era el autor de este ensayo publicado en forma anónima, algunos académicos (Eric Foner y Alfred Owen Aldridge) ya no consideran este escrito como parte de su obra. Por otra parte, John Nicols especula que su “ferviente oposición a la esclavitud” lo llevó a ser excluido del poder durante los primeros años de la república.

 

Religión

 

Sobre la religión, La Edad de la Razón dice:

 

No creo en el credo profesado por la iglesia judía, por la iglesia romana, por la iglesia griega, por la iglesia turca, por la iglesia protestante, ni por cualquier otra iglesia que conozca. Mi mente es mi iglesia. Todas las instituciones eclesiásticas nacionales, ya sean judías, cristianas o turcas, me parecen nada menos que invenciones humanas creadas para horrorizar y esclavizar a la humanidad, y monopolizar el poder y el lucro.

 

Aunque no existe ninguna evidencia de que fuera masón, Paine también escribió “Un ensayo del Origen de la Masonería” (1803-1805), sobre la Biblia siendo un mito alegórico describiendo astrología:

 

La religión cristiana es una parodia de la adoración del sol, en la cual se puso a un hombre al que llamaron Cristo en el lugar del sol, y le ofrecieron la adoración que originalmente se ofrecía al sol”.

 

Se describió a sí mismo como deísta, diciendo:

 

¡Qué diferente es esto a la simple y pura profesión del deísmo! El verdadero deísta tiene una sola deidad; y su religión consiste en contemplar el poder, la sabiduría y la benignidad de la Deidad en sus obras, y en su esfuerzo por imitarlo en toda cuestión moral, científica y mecánica.

 

y de nuevo, en La Edad de la Razón:

 

Yo creo en un Dios y no más; y tengo la esperanza de la felicidad después de esta vida. Creo en la igualdad del hombre, y creo que los deberes religiosos consisten en hacer justicia, amar la misericordia y esforzarse por hacer feliz a nuestro prójimo.

 

Legado

 

Los escritos de Paine influenciaron enormemente a sus coetáneos, en especial a los revolucionarios estadounidenses. Sus libros provocaron un alza en el deísmo en Norteamérica, y en el largo plazo inspiraron a radicales filosóficos y de la clase trabajadora en el Reino Unido y los Estados Unidos. Muchos liberales, libertarios, feministas, social-demócratas, anarquistas, librepensadores, y progresistas lo consideran su ancestro intelectual. La crítica de Paine a la religión institucionalizada y su defensa del pensamiento libre influenció muchos librepensadores británicos de los siglos diecinueve y veinte, tales como William Cobbett, George Holyoake, Charles Bradlaugh, Christopher Hitchens, y Bertrand Russell.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s