Socioliberalismo

El socioliberalismo o social liberalismo, también conocido como liberalismo radical, liberalismo progresista, liberalismo democrático y en Estados Unidos liberalismo moderno, es una tendencia política que propugna que el bienestar y desarrollo de la sociedad es compatible con la libertad de sus individuos.

Para ello propugna regulación social, y una intervención parcial del Estado en la economía, con el objeto de garantizar una economía de mercado completa y genuinamente libre, que castigue la formación de monopolios y la consolidación de intereses monopolísticos. Los social liberales son críticos con el socialismo y su pretensión de socializar la economía, que, según ellos, cae en el paternalismo, coarta la libertad de comercio, y genera ineficiencia económica e injusticia social. Según los social liberales la función del Estado es la de garantizar la igualdad de oportunidades, fomentando el desarrollo personal y la libertad de todos los ciudadanos, pero en ningún caso la de sustituirlos en la toma de decisiones. El social liberalismo nace como corriente progresista del liberalismo clásico, e introduce la justicia social y la democracia liberal en su programa de reformas. Es una teoría de origen europeo basada en corrientes racionalistas ilustradas relacionadas, sobre todo, con Kant y Voltaire, así como en el liberalismo ilustrado británico, en especial la teoría política de John Locke. Más allá, se pueden encontrar raíces en los orígenes del iusnaturalismo en Tomás de Aquino y Francisco Suárez, en la Escuela de Salamanca, y en el humanismo renacentista.

Principios Teóricos del Social Liberalismo

Las posturas social liberales postulan que las libertades individuales son compatibles con la justicia social. Para asegurar la compatibilidad, el Estado está legitimado para intervenir en temas como educación, sanidad, desempleo a la vez que expandir los derechos civiles a todos los ciudadanos, arbitrando conflictos, y evitando cualquier discriminación.

Los primeros social liberales aparecieron durante el siglo XIX y formularon sus puntos de vista en respuesta al liberalismo clásico del siglo XVII y del siglo XVIII. Los social liberales pusieron gran énfasis en las libertades individuales, tanto en su vertiente positiva (libertad positiva) como negativa (libertad negativa), y en la interacción de tales libertades con otras funciones esenciales de la vida comunitaria, como son la solidaridad y la empatía, que pueden servir para acrecentar las oportunidades de los menos privilegiados en la sociedad. Según los socioliberales, el Estado regula y protege libertades civiles, pero no puede usurpar la autonomía de los individuos. Por ello, la soberanía reside en exclusiva en la ciudadanía, y se transmite a través de los mecanismos propios de la democracia liberal. Este liberalismo es, en consecuencia, radicalmente demócrata, y a sus defensores a menudo se les conoce también como liberal-demócratas.

También defienden la idea de que el Estado no debe moralizar a los ciudadanos, sino que, al contrario, tiene la obligación de garantizar su autonomía moral, pues la moral pertenece a la esfera privada. Por ello, defienden una concepción laica del Estado, abogando por una completa separación entre Iglesia y Estado, y, en concreto, defendiendo el derecho de mujeres y hombres a elegir cuando y cómo tener hijos.

En resumen, el social liberalismo es una corriente de origen liberal que incluye la justicia social en sus postulados, como mecanismo esencial para fomentar la igual libertad, y para distribuir de manera equitativa la riqueza generada por la economía libre de mercado. Tiene sus fuentes tanto en las tesis más racionalistas de la Ilustración, como en el desarrollo del capitalismo liberal e industrial del S. XIX, con el que comulga sin rubor. Sus fundamentos teóricos se encuentran en las filosofías liberales de John Locke, Jeremy Bentham, Thomas Jefferson, Voltaire, John Stuart Mill, y, más recientemente, John Maynard Keynes, Isaiah Berlin, John Rawls o Norberto Bobbio.

Programa Político del Social Liberalismo Contemporáneo

En lo político, el pensamiento socio-liberal se entiende como una evolución natural del progresismo liberal, como adaptación a los tiempos actuales, desarrollando sus propias teorías acerca de las soluciones necesarias para resolver los problemas de la sociedad.

En el mundo anglosajón, es conocido como “liberalismo moderno”, en contraposición al liberalismo clásico o a los neoconservadores o liberal-conservadores. En Estados Unidos, estas posturas están defendidas por el Partido Demócrata de Estados Unidos. Allí, los demócratas son conocidos, simplemente, como “liberales”. La Internacional Liberal es la principal organización internacional de partidos liberales, incluyendo los social liberales.

En general, el Social Liberalismo basa su programa político en la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los individuos, elecciones libres y justas en una democracia pluripartidista, justicia social, entendida como el mecanismo fundamental para lograr la igual libertad, tolerancia, libre comercio, economía de mercado regulada y genuinamente libre, sostenibilidad medioambiental así como solidaridad internacional, puesto que sus tesis suelen ser universalistas y cosmopolitistas.

Partidos Políticos Social Liberales en Europa

En Europa el socioliberalismo no pertenece a ningún partido u organización, sino que permea toda la construcción política Europea; es una de las ideologías que ha configurado los partidos Europeos en todo el espectro político. Así, la mayor parte de los partidos políticos europeos democráticos y moderados tiene raíces ideológicas en el socioliberalismo, como es el caso de la izquierda socialdemócrata y de la derecha liberal. Sin embargo, hay partidos más directamente inspirados por el socioliberalismo, y, en Europa, se encuentran en su mayoría en el entorno del Partido Europeo Liberal Demócrata Reformista, que con el nombre de Alianza de Liberales y Demócratas por Europa conforma el 3º grupo más numeroso en el Parlamento Europeo. Su actual líder es el ex Primer Ministro de Bélgica, Guy Verhofstadt, cuyo hermano, el pensador Dirk Verhofstadt, ha sido uno de los grandes contribuidores contemporáneos al social liberalismo tanto en Bélgica como en Países Bajos.

Por lo general, los social liberales europeos están a favor del federalismo europeo. Es el propio caso de Guy Verhofstadt, conocido por escribir un libro titulado “Los Estados Unidos de Europa”, donde abogaba por una Europa de corte federal. Esto le ha acarreado críticas desde sectores euro-escépticos, que tumbaron su candidatura en el año 2004 a la presidencia de la Comisión Europea. También fue conocida su postura contraria a la invasión de Iraq diseñada por George W. Bush.

El actual presidente de ELDR, el británico liberal demócrata Graham Watson, fue elegido el 25 de noviembre de 2011 en el Congreso celebrado en Palermo. Nada más se supo su nombramiento, dijo: “Mis tres principales metas serán expandir el partido, poner al día las técnicas de campaña y construir un partido verdaderamente pan europeo en su pensamiento”.

A esto, añadió: “Las múltiples crisis en las que actualmente nos encontramos -económica, política y medioambiental- son una oportunidad para los liberales para mostrar de qué estamos hechos. Es nuestro trabajo como liberales explicar cómo ofrecemos un verdaderea alternativa responsable al conservadurismo y al socialismo”.

De los partidos estatales europeos, destacan por su tamaño los siguientes partidos de inspiración directamente socio liberal:

En Reino Unido, el Partido Liberal Demócrata. Actualmente su líder es Nick Clegg, vice primer ministro del Gobierno. Se ha posicionado públicamente a favor de un cambio de la ley electoral hacia una más proporcional, una defensa del europeísmo e introducir legislación a favor del matrimonio entre personas del mismo sexo, temas que han producido tensiones en su coalición de gobierno con los conservadores.

En España, UPyD intenta aunar las dos principales corrientes ideológicas: el liberalismo y la socialdemocracia. En una entrevista a Radio Nacional de España, su portavoz Rosa Díez dijo que por esa razón el partido se puede identificar con el social liberalismo. Su programa político busca primar la ciudadanía, la laicidad y la democracia deliberativa como ejes de su acción política. Los filósofos Carlos Martínez Gorriarán y Fernando Savater, son parte de los promotores que formaron el partido.

Radicales Italianos en Italia. Actualmente, Emma Bonino y Marco Panella han retomado el radicalismo italiano como partido polítco. También en Italia, se puede considerar a Italia de los Valores, de Antonio di Pietro, dentro de estas posturas ideológicas.

En los países del norte de Europa están el Partido del Centro de Finlandia, Partido Social Liberal Danés en Dinamarca, el Partido del Centro y el Partido Popular Liberal en Suecia o el Partido del Centro en Estonia.En Europa Occidental, Demócratas 66 en Países Bajos, Movimiento Demócrata en Francia de François Bayrou o Liberales y Demócratas Flamencos de Alexander de Croo.

En la Europa pos comunista, destaca el Movimiento Palikot en Polonia, del filósofo y empresario Janusz Palikot, que aboga por un laicismo muy sonoro en un país de alta tradición católica. Está muy enfocado en la defensa de las minorías, y defiende el matrimonio entre personas del mismo sexo. Otros serían Democracia Liberal de Eslovenia o el Partido Popular Croata-Liberal Demócratas.

En Rusia, esta corriente de pensamiento correspondería a Yábloko, un pequeño partido cuyos votantes son la clase media joven con estudios superiores y urbanita. Están a favor de un acercamiento de Rusia a la Unión Europea y a occidente en general. Critícan el autoritarismo del presidente Putin y quieren convertir a Rusia en un verdadero Estado de derecho basado en los principios de la democracia liberal.

Fuera de Europa, en Estados Unidos, el social liberalismo se identifica muy decididamente con el Partido Demócrata de Estados Unidos, cuyo fundador, Thomas Jefferson, fue uno de los primeros teóricos socioliberales. (La Declaración de Independencia de los Estados Unidos, redactada en su mayoría por Jefferson, recoge explícitamente algunos importantes principios del social liberalismo, como los concernientes a los derechos humanos, y a la separación de Iglesia y Estado.) En India, por el Congreso Nacional Indio y en Sudáfrica por la Alianza Democrática. En Japón por el Partido Democrático de Japón y en Canadá por el Partido Liberal de Canadá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s