Mitología Selknam

La mitología selknam es el conjunto de mitos del pueblo selknam, compartidos también por el pueblo haush, en la Isla Grande de Tierra del Fuego.

 

Fuentes de la mitología selknam

La tradición oral jugó un importante rol en la transmisión de los relatos mitológicos en la sociedad selknam, los cuales eran narrados, casi exclusivamente, por hombres de edad avanzada. Los hombres más jóvenes no contaban relatos extensos en presencia de personas de mayor edad, y las mujeres se limitaban a escuchar y jamás relataban fragmentos de mitos, por menores que sean, a los niños.

 

A menudo, el narrador agregaba al relato vivencias propias, así como fragmentos intercalados de otros mitos, con fines comparativos y de contraste. Esto dificulta el registro de los mitos, debido a que nunca hubo una transmisión inalterada ni uniforme. La representación de los mitos, entonces, surge de la recopilación de los diferentes fragmentos de los mitos.

 

En la actualidad, la mitología selknam se conoce principalmente gracias a los trabajos del etnólogo austriaco Martin Gusinde y de la antropóloga franco-estadounidense Anne Chapman.

 

Cosmología

En la mitología selknam y haush, el cosmos se divide en cuatro sho’on o cielos del infinito, los cuales representan a los cuatro puntos cardinales:

  • Kamuk: Cielo del Norte.
  • Kéikruk: Cielo del Sur.
  • Wintek: Cielo del Este. Es considerado el más importante de los cuatro sho’on, por ser el lugar de residencia de Temáukel y el origen de todo lo existente.
  • Kenénik: Cielo del Oeste.

 

Cada uno de los shó’on se asociaba a una de las estaciones del año. El Kamuk simbolizaba la primavera y el verano, el Kéikruk al invierno, el Kenénik al otoño y, finalmente, el Wintek simbolizaba a todas las estaciones y, posiblemente, incluso al tiempo.

 

Dioses y espíritus

La religión de los selknam tiende a ser descrita como politeista, principalmente por la existencia de diversos personajes que se suelen considerar deidades. No obstante, es necesario aclarar que de acuerdo a las creencias del pueblo selknam, sólo Temáukel es reconocido como un dios, mientras que todos los demás personajes propios de su mitología son identificados como antepasados mitológicos. Por otro lado, cabe también señalar que las características atribuidas a dichos antepasados mitológicos son propias de aquellos seres a los cuales podríamos llamar dioses. Por lo anteriormente descrito, es posible, entonces, considerar que la religión de los selknam era, más bien, de carácter henoteista. De este modo, nos encontramos con un ente superior, similar al dios de las religiones abrahámicas, que corresponde a Temáukel; dioses o antepasados mitológicos llamados howenh, de los cuales el primero en habitar la Tierra fue Kenos, un dios creador y terraformador, enviado por Temáukel; y, finalmente, Xalpen y sus subordinados, los shoorts, quienes eran habitantes del inframundo, los cuales eran representados por los hombres en la ceremonia del Hain, y que eran reales sólo para las mujeres y niños. Adicionalmente, se mencionan otros espíritus que habitaban los bosques, pero que no tienen mayor relevancia dentro del sistema de creencias selknam.

 

Temáukel

Temáukel es el dios supremo del panteón selknam y haush y, en teoría, entre todas las deidades selknam, es el único que es considerado un dios propiamente tal, puesto que las otras deidades son identificadas, más bien, como antepasados mitológicos. Es un dios primigenio, por lo tanto, siempre ha existido. Habita en la Cúpula Celeste, en el Cielo Este o Wintek y es el creador de la misma y de la Tierra primitiva.

 

Howenh

Los howenh, aunque son dioses, no eran reconocidos como tal por los selknam, sino más bien como antepasados mitológicos, ya que la única divinidad como tal es Temáukel. Constituyen las grandes fuerzas de la naturaleza y elementos terraformadores, aunque antes de transformarse en dichos elementos, existían como humanos. Entre los más importantes están Kenos, el primero de los howenh; Kwányip y Čénuke; Kojh, howenh del mar; Kren, howenh del sol; Kre, howenh de la luna; Josh, howenh de la nieve; y Shenrr, howenh del viento.

 

Kenos

Kenos fue el primero de los howenh en habitar la Tierra. Es el dios creador, organizador y civilizador en la mitología selknam, siendo la deidad más importante luego de Temáukel. Fue enviado por éste desde la Cúpula Celeste a la Tierra primitiva, con la misión de organizarla y crear a los antepasados mitológicos que darían forma a la Tierra.

 

Kwányip y Čénuke

A Kwányip se le atribuye la distribución del día y la noche de manera equitativa, haciendo que la oscuridad durara cada vez más. También se le atribuye la instauración de la muerte, y con ello, el término de la era de los howenh y el inicio de la era de los mortales.

 

Čénuke fue un vigoroso adversario de Kwányip, existiendo diversas historias que relatan las rencillas entre ambos. Una vez que Kenos abandonó la Tierra, Čénuke le sucedió en su tarea de lavar a las personas que se levantaban después del sueño senil (estado de muerte transitoria).

 

Xalpen y los siete soorts

Xalpen es la diosa del inframundo y, al igual que los demás espíritus del Hain, sólo subsiste en la creencia de mujeres y niños. Tiene siete acompañantes denominados shoorts o soorts: Sate, Yoisik, Wakus, Keyaisl, Talen, Pawus y Sanu. Además de ellos, hay una gran cantidad de soorts subordinados a quienes no se les asigna un nombre específico.