Crímenes de guerra de la Wehrmacht

Los crímenes de guerra de la Wehrmacht son aquellos crímenes de guerra llevados a cabo por las Fuerzas Armadas tradicionales de la Alemania Nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Si bien los principales perpetradores del Holocausto al interior de las Fuerzas Armadas alemanas procedían de los ejércitos “políticos” de la Alemania Nazi (la SS-Totenkopfverbände y, en particular, los Einsatzgruppen), las Fuerzas Armadas tradicionales representadas por la Wehrmacht también cometieron crímenes de guerra por su cuenta, en especial, en el Frente Oriental en la guerra contra la Unión Soviética. Tras concluir la Segunda Guerra Mundial, los principales criminales de guerra fueron procesados en los Juicios de Núremberg, donde se halló que la Wehrmacht no fue una organización inherentemente criminal, pero que había cometido crímenes en el curso de la guerra.

 

Crímenes de guerra

 

Algunos de los crímenes de guerra de la Wehrmacht incluyen:

 

Invasión de Polonia de 1939

 

Las unidades de la Wehrmacht asesinaron a miles de civiles polacos durante la campaña de septiembre de 1939 por medio de ejecuciones y bombardeo de ciudades abiertas. Tras el fin de las hostilidades, durante la administración de Polonia por la Wehrmacht que duró hasta el 25 de octubre de 1939, 531 pueblos fueron quemados y se llevaron a cabo 714 ejecuciones masivas, junto con incidentes en masa de saqueo, bandidaje y asesinato. En conjunto, se estima que 16.376 polacos fueron víctimas de estos crímenes. Aproximadamente 60% de estos crímenes fueron cometidos por la Wehrmacht. Frecuentemente, los soldados de la Wehrmacht llevaron a cabo masacres de judíos por su cuenta más que para asistir en la reunión de judíos para la SS.

 

Violaciones masivas

 

Asimismo, las fuerzas de la Wehrmacht cometieron violaciones contra mujeres y adolescentes judías durante la invasión de Polonia. Las violaciones también se cometieron contra mujeres y adolescentes polacas durante las ejecuciones masivas llevadas a cabo principalmente por el grupo paramilitar Selbstschutz, que acompañaba a los soldados de la Wehrmacht en territorio bajo la administración de los militares alemanes. Estas violaciones se realizaron antes de disparar contra las mujeres cautivas.

 

Miles de enfermeras y otras trabajadoras sanitarias rusas fueron víctimas de violaciones cuando fueron capturadas durante la guerra y, a menudo, fueron asesinadas después.

 

La Wehrmacht también dirigía burdeles donde las mujeres eran forzadas a prostituirse. Ruth Seifert escribió que “en los territorios orientales, la Wehrmacht solía marcar a fuego los cuerpos de las partisanas capturadas y también a otras mujeres con las palabras ‘Ramera para las tropas de Hitler’ y usarlas según lo expresado”.

 

Batalla de Francia

 

El 25 de mayo de 1940 las tropas de la Wehrmacht atacaron Vinkt, un pequeño poblado belga cerca de Gante en Flandes Oriental, todavía bajo control de una unidad de élite del ejército belga. Los alemanes tomaron rehenes y los utilizaron como escudos humanos. En total, 86 civiles fueron ejecutados.

Anuncios